miércoles, 25 de febrero de 2015

Hay días (r)


Hay días que amanezco
nostálgica y nublada,
que no me importa el mundo
ni sus máscaras
y que lloro porcualquiertontería.

Que me asomo cerquita
en el espejo
y no me reconozco,
que siento
que el tiemposemeescapa,
y me rebelo.

Hay días
que no me gusto nada
y me doy mucha pena.

Que me siento culpable
de ser insolidaria y egoísta
y no ver mas allá
de la gente que amo.

Hay días, sin embargo,
que despierto mariposaypoeta,
el aire tiene un aroma especial
y el cielo luce
inocente y turquesa.

Que algún desconocido
me sonríe en la calle
y me imagino
que todo el mundo es bueno.

Hay días
que unos ojos azules
me miran con ternura
y me muero de azul, y me enamoro.

Que escucho sonar un bandoneón
y vuelvo a recrear
una tarde de lluviaydesetiembre
en un viejo café
del barrio de La Boca.

jueves, 19 de febrero de 2015

Teselas Invierno



Me gustan
estos días casitibios de invierno.
La quietud casiazul
de los atardeceres.

Escuchar el mensaje del mar.
y tal vez, la sirena lejana de un barco

Desordenar mi corazónymipelo
con tu aliento cerquita a mi piel .


                    ***

Sonríe, amor,
por la luz y por los manantiales.
Por el café caliente.
Por la ternuradelasgolondrinas.

Por la inocencia de los pequeñines,
por los que aman la paz,
la música, el poema.

Sonríe, amor... Por el amor.


                    ***

El caso es  que la noche
y que las sombras
y el viento que se duele
en la alameda.

El caso es  que tu piel y mi tristeza
y el aroma de azahar.
El caso es  que te espero y no son horas

Y sé que no vendrás.

jueves, 12 de febrero de 2015

Poemas de siempre : El comisario




Cerró el libro,
descruzó las rodillas
y se levantó
como de un ensueño.

Se acercó a la ventana.
Contempló la bahía
dorada
conelsoldemediatarde
y caminó
hasta "el cuarto de visitas".

Una cortina dehumodetabaco
sobre la luz de flexo
y un muchacho desnudo
de rodillas.
- quemaduras,
como lunas desiertas en su piel -

No ha confesado aún?

Y bajando la voz como susurro:
Usad bolsas de plástico.

Desanduvo el camino.
Contempló de nuevo la bahía
y volvió a sentarse.
Abrió el libro
y siguió leyendo a Federico:

... la muerte me está mirando
desde las torres de Córdoba".

viernes, 6 de febrero de 2015

Viendo caer la nieve.



Me gusta la nieve.

Nos baja  las nubes
a pétalos lentos,
livianos,
inquietos.
Así, como alas
danzando en el aire.

Nos acerca el cielo
a trocitos blancos,
como besos sueltos.

Como besos gratis
para quien los quiera.

Para quien le ofrezca
su pelo, sus labios,
sus manos.

Adoro la nieve
pero es tan fría...

Que pienso en los pájaros,
que pienso
en los niños sin casa,
que pienso en la gente
que vive en la calle.

Adoro la nieve

pero yo quisiera
que se hiciera pluma
o espuma caliente,
o pan recién hecho...

Que no fuera fría. Que fuera maná